3 Consejos para el fin de semana de Gran Premio en F1 Manager 2022.

Modificado: Hace 8 meses
Estás aquí:
Tiempo de lectura estimado: 10 min

Hay quien afirma que la Fórmula 1 es aburrida. Hay quien incluso denuncia la gran desigualdad que existe entre las diferentes escuderías, pero en mi opinión, ni unos ni otros conocen de verdad los entresijos de este deporte.

Cuando el semáforo se apaga y comienza el Gran Premio la adrenalina recorre los cuerpos no sólo de los pilotos sino de todos los espectadores en general ya que comienza una lucha frenética y atroz por devorar cada décima de segundo que separan a unos monoplazas de otros. Un error, por mínimo que sea, puede significar el triunfo o fracaso de tu estrategia para ese Gran Premio.

Max Verstappen en la parrilla de salida de un Gran Premio.

Al igual que sucede en otros deportes, en Fórmula 1 tenemos equipos que luchan por ganar, otros que se enfrentan para sumar puntos y otros que tratan de evitar a toda costa quedar rezagados en una lucha encarnizada que no concede ni un solo milímetro a sus oponentes.

En fútbol, por ejemplo, hay clubes que buscan clasificarse para la UEFA Champions League, otros que aspiran a disputar la Europa League, mientras otros tratan de no descender para así poder seguir disfrutando de la competición de élite por excelencia en este deporte. Pues bien, una temporada de Fórmula 1 viene definida de un modo similar, pero yo diría que la igualdad entre los monoplazas es mayor que entre los equipos de fútbol (siguiendo con el ejemplo), ya que la diferencia entre unos y otros viene determinada por décimas de segundo de velocidad punta y por pequeños matices en los pasos por curva, configuración aerodinámica, etc.

Así que, a pesar de lo que muchos piensan, en Fórmula 1 hay emoción a raudales y en un Gran Premio suceden muchísimas cosas a las que un mánager como tú debe estar muy atento, porque en cuestión de milésimas de segundo, se puede escapar un triunfo o incluso se puede esfumar la posibilidad de llegar a los puntos. Por cierto, sólo los 10 primeros clasificados suman puntos en un Gran Premio, por lo que a partir del puesto undécimo ya no hay nada que recoger ni que sumar. Al final de la temporada, los premios en dinero se reparten en función de los puntos obtenidos por cada escudería, así que, a más puntos, mayores serán las recompensas que lleguen en forma de dinero.

Por tanto, disputar cada Gran Premio con garantías de alcanzar el éxito de acuerdo a los objetivos que nos marca la Junta Directiva, es un aspecto esencial que sin duda va a determinar si somos los managers adecuados para un puesto que requiere de grandes dosis de análisis, planificación e improvisación para reaccionar a todos y cada uno de los imprevistos que sin duda van a surgir durante la disputa del Gran Premio.

Estos son algunos de los consejos que creo te pueden ir bien para afrontar el duro fin de semana de carreras.

1.- Aprovecha las sesiones de entrenamientos libres.

Charles Leclerc y Carlos Sainz, pilotos de Ferrari durante una sesión de entrenamientos libres.

Las tres sesiones de entrenamientos libres de cada Gran Premio se han concebido principalmente para tres cosas:

  1. Preparar la configuración del monoplaza y adaptarla a las características del circuito.
  2. Adaptar a los pilotos a dicha configuración o “setup” para que puedan sacar el mayor partido a su coche durante la disputa del Gran Premio.
  3. Familiarizar a los pilotos con el trazado del circuito de modo que se adapten de un modo eficiente a cada uno de los puntos críticos que definen el trazado.

Voy a tratar el asunto del setup en un vídeo específico que tengo planificado grabar para el canal, pero ya puedo anticipar que lograr una configuración óptima nos va a permitir abordar nuestros objetivos de carrera con ciertas garantías de éxito. Después, en un Gran Premio pueden suceder infinidad de cosas, pero a priori tendremos un monoplaza preparado para rendir al máximo de sus posibilidades en ese trazado concreto.

Familiarizarse con la pista es otro de los aspectos que cabe trabajar durante las sesiones de entrenamientos libres. En ese sentido, las innumerables horas de simulador o los anteriores grandes premios no son suficientes para determinar el nivel de adaptación del piloto al circuito ya que las circunstancias de cada Gran Premio varían, así como las condiciones climáticas y otras consideraciones.

Sumar a este nivel de conocimiento de pista la configuración del monoplaza te permitirá saber cómo mánager, cuál va a ser el nivel de éxito que tu escudería puede alcanzar durante el fin de semana de carrera.

Otro aspecto que debes analizar durante las tres sesiones de entrenamientos libres es el del rendimiento de los neumáticos en tandas largas. Es importante que pruebes con diferentes compuestos y que ruedes con ellos para determinar la diferencia de tiempos entre los neumáticos instalados en tus monoplazas. A veces te puede sorprender, por ejemplo, que no haya mucha diferencia de rendimiento para ese circuito y para tu monoplaza entre un neumático medio y uno duro. Haz pruebas y analiza los tiempos.

Por último, las sesiones de entrenamientos libres también nos sirven para analizar el nivel de desgaste de los componentes mecánicos del monoplaza. Es durante estas sesiones cuando conviene ver si el motor funciona a su máximo rendimiento, si el sistema de recuperación de energía de la batería opera correctamente o si la caja de cambios presenta un buen estado. Si detectamos alguna anomalía o incluso si vemos que el nivel de desgaste de alguno de estos componentes mecánicos es sustancial, entonces tendremos que tomar decisiones sobre la conveniencia o no de reemplazarlos.

2.- Elige bien tu estrategia.

Ingenieros de Scuderia Ferrari durante un Gran Premio en F1 Manager 2022.

En la Fórmula 1, los estrategas de los diferentes equipos trabajan en multitud de opciones según se presenten unas circunstancias u otras durante la celebración de un Gran Premio. Estos estrategas se reúnen con los pilotos y analizan todos y cada uno de los supuestos que pueden suceder durante una carrera. Y cuando digo todos y cada uno de los supuestos, me estoy refiriendo a que abordan cualquier circunstancia, por absurda que sea, que puede darse durante la competición.

A cada estrategia le asignan una letra siguiendo el orden del abecedario. Así que cuando escuchamos por radio en un gran Premio que el ingeniero de pista le dice a su piloto que opte por la opción “B” ya sabemos que se está refiriendo a que aplique la estrategia que previamente han definido como “B”. Nosotros como espectadores no sabemos a qué se refieren exactamente, aunque podamos intuirlo en un momento determinado, pero en el seno del equipo saben perfectamente cuáles son los parámetros que rigen dicha estrategia para aplicarla del mejor modo posible.

Lo normal es que para un Gran Premio los estrategas de cada escudería diseñen alrededor de 4 estrategias diferentes. Pero por supuesto podemos encontrarnos con muchas más si las circunstancias así lo requieren.

En nuestro caso, con F1 Manager 2022, habitualmente se nos presentan tres posibilidades, y, en esencia, dichas estrategias vienen marcadas por los neumáticos que vamos a equipar en el monoplaza y por el número de paradas que vamos a realizar en boxes durante la carrera.

Por tanto, lo primero en lo que debemos pensar es en el número de paradas que vamos a hacer en boxes y en qué tipo de neumático vamos a equipar. El objetivo es hacer el menor número de paradas posible ya que cada parada en boxes representa una pérdida de tiempo que debemos calcular a la perfección para lanzar ataques desde el pit lane a nuestros rivales o bien para defendernos de posibles undercuts que otros equipos y monoplazas quieran hacernos.

Fíjate en los tiempos de carrera y en el tiempo de entrada en pit lane con y sin coche de seguridad. La carrera no sólo se disputa en la pista sino también en el pit lane. Los undercat o los overcut pueden ser tu mejor baza para adelantar posiciones en carrera. En F1 Manager 2022, tienes acceso a esa información dentro de las opciones del propio circuito.

Calcular el impacto de tu entrada en boxes para tus monoplazas es muy sencillo, ya que para saber qué posición aproximada ocuparás una vez has hecho tu parada en boxes, tienes que consultar los tiempos de carrera que indican los intervalos. En la parte superior izquierda, tienes los tiempos con respecto al líder de carrera y también tienes los tiempos a intervalos. Debes fijarte precisamente en estos últimos. Esa información te dirá a cuántos segundos estás del coche que te precede y a cuántos segundos está el monoplaza que viene detrás.

Pit Stop de Williams Racing.

Si, por ejemplo, el tiempo que le sacas al coche que viene detrás de ti es superior al tiempo medio de parada en boxes con bandera verde que te marca el circuito, entonces sabrás que si entras en boxes mantendrás tu posición y no podrá adelantarte. Ojo, al tiempo de parada en boxes que establece cada circuito deberás sumarle el tiempo de tu pit stop, es decir, el tiempo que tardan tus mecánicos en cambiarte las ruedas. Ese tiempo suele oscilar entre los 2,5 y los 3 segundos. Por tanto, tu tiempo de parada en boxes será la suma entre el tiempo que marca el circuito y el tiempo de tu pit-stop.

Así que tu estrategia como puedes ver será dinámica a lo largo de la carrera ya que tendrás que ir adaptándola en función de cómo vaya evolucionando el Gran Premio. Por ejemplo, un Coche de seguridad cambia radicalmente las cosas y debes estar preparado para un posible cambio de estrategia para poder adaptarte a las nuevas circunstancias de carrera. Normalmente, los coches suelen entrar en boxes para cambiar sus neumáticos aprovechando el coche de seguridad. Es fundamental que manejes muy bien los tiempos ya que todos los monoplazas se reagruparán y se relanzará la carrera con posibilidades claras de poder luchar por nuevas posiciones. Disfrutar de neumáticos nuevos es una ventaja sustancial a tener en cuenta.

Y precisamente en relación a los neumáticos, voy a explicar resumidamente qué características tiene cada compuesto y cómo afecta a la estrategia de tu escudería.

Pues bien, en Fórmula 1 las escuderías tienen acceso a los siguientes tipos de neumáticos:

  • Neumáticos blandos. Se reconocen porque llevan una franja de color rojo en el lateral. Contribuyen a que el monoplaza corra más, pero se degradan mucho más rápido y te aguantan menos vueltas que otros compuestos.
  • Neumáticos medios. Se reconocen porque llevan una franja de color amarillo en el lateral. Son algo más lentos que los neumáticos blandos, pero también se degradan menos, lo que te permiten completar un número mayor de vueltas en el circuito que con unos neumáticos blandos.
  • Neumáticos duros. Se reconocen porque llevan una franja de color blanco en el lateral. Son los compuestos que más duran, los que más tardan en coger temperatura y adaptarse a las condiciones del asfalto del circuito, y además, son los neumáticos más lentos por lo que tu monoplaza alcanzará velocidades más bajas que con los neumáticos blandos y medios.

Después tenemos dos compuestos que circunstancias especiales:

  • Neumáticos intermedios. Se reconocen porque llevan una franja de color verde en el lateral y se utilizan en condiciones de lluvia cuando el circuito no presenta grandes cantidades de agua en el asfalto. Se reconocen además porque llevan un dibujo similar al que podemos encontrar en un coche convencional ya que deben evacuar agua y secar de algún modo el trazado para que el monoplaza pueda rendir al máximo.
  • Neumáticos extremos. Por último, nos encontramos con los neumáticos extremos y se reconocen porque llevan una franja de color azul en el lateral. Se utilizan en condiciones de lluvia extrema cuando encontramos grandes cantidades de agua en el trazado del circuito.

En la información de cada circuito tienes una sección en la que se muestra la diferencia en tiempos entre los diferentes tipos de compuesto en relación a su nivel de degradación. Así podrás calcular y prever qué tipo de compuesto es el que vas a utilizar durante el Gran Premio.

Por último, observa el nivel de degradación de neumáticos de tus rivales. Eso te puede dar pistas muy útiles para adoptar una nueva estrategia y así lograr tus objetivos para el Gran Premio. En F1 Manager 2022 tienes toda la información en el cuadro de tiempos de la izquierda. Selecciona la pestaña de neumáticos y verás qué tipo de neumático han equipado tus rivales y cuál está siendo su nivel de degradación. Compáralo con el tuyo y podrás apreciar la diferencia entre el rendimiento de tus monoplazas y el de los demás coches que conforman la parrilla.

Otro aspecto que cabe destacar es que normalmente se suelen aplicar estrategias diferentes para ambos pilotos. Suele ser habitual que, con el objetivo de alcanzar el mejor resultado posible, cada piloto de una misma escudería adopte estrategias diferentes y que en función de cómo evolucionen a lo largo de la carrera, el equipo decida hacer cambios para optimizar el resultado.

En resumen, debes trazar diferentes estrategias y contemplar todas y cada una de las posibilidades que te puedes encontrar con respecto a tus rivales. Sus neumáticos, sus entradas en boxes, su estilo agresivo. Trata de anticipar todas y cada una de las posibilidades para que así durante la carrera puedas tener diversas opciones en función de cómo se vaya desarrollando el Gran Premio.

3.- Transmite las instrucciones adecuadas al piloto.

El piloto de Fórmula 1 Nicolas Latifi durante un Gran Premio en F1 Manager 2022.

Durante una carrera podemos transmitir al piloto una serie de instrucciones para aprovechar las oportunidades que se nos plantean a lo largo del Gran Premio. Entre estas instrucciones yo destacaría tres principalmente:

  1. Gestionar el estilo de conducción. Es decir, decirle al piloto que sea más o menos agresivo en su pilotaje.
  2. Gestionar el combustible. Es decir, que ahorre o malgaste combustible en función del nivel de consumo a lo largo del Gran Premio.
  3. Gestionar el sistema de recuperación de energía (ERS), para aprovechar todo el potencial de la batería del monoplaza en momentos puntuales de la carrera.

Hay otras instrucciones destacadas como son la petición de entrada a boxes y otras como no luchar con el compañero o proteger la posición.

Pero voy a centrarme en las tres principales que he descrito ya que son las más relevantes a mi juicio para afrontar la carrera desde un punto de vista de gestión.

Con respecto al estilo de conducción, no abuses de la agresividad del piloto. Si hay algo que caracteriza a un piloto de Fórmula 1 es precisamente su agresividad, así que en circunstancias normales podemos contar con que va a exigir todo el potencial de su monoplaza sin la necesidad de que tengamos que darle instrucciones específicas al respecto. No obstante, todos sabemos que el rendimiento a corto plazo del monoplaza es superior cuando a un piloto se le exige ser más agresivo. Pero, ojo, he dicho a corto plazo, ya que mantener esa instrucción de agresividad durante mucho tiempo puede ser contraproducente por varios motivos.

  • Porque tendremos un mayor desgaste de neumáticos.
  • Porque existirá un mayor riesgo de accidente o salida de pista.

Así que, mi recomendación es que el piloto sea agresivo sólo cuando sea necesario. Recuerda, el riesgo de cometer errores se incrementa si tu piloto es agresivo en exceso. También el desgaste de neumáticos se incrementa notablemente si nuestro piloto imprime una mayor dosis de agresividad a su conducción.

Si el coche no tiene ritmo en comparación con tus rivales, lo mejor será plantearse una nueva estrategia en lugar de pedir al piloto que sea más agresivo. Esta faceta de agresividad te servirá para momentos puntuales de la carrera, pero no debe ser una estrategia en sí misma ni debes mantenerla, como he dicho, a largo plazo.

Con respecto a la gestión de combustible no hay mucho que decir salvo que si vemos que tenemos de sobra para terminar la carrera podremos pedir al piloto que no se preocupe por ahorrar y que acelere un poco más para ganar algunas décimas de segundo a sus rivales ya que un monoplaza con menor cantidad de combustible pesa menos y eso le permite añadir dosis de velocidad a su rendimiento global durante la carrera.

Por último, y por lo que respecta a la batería, ésta puede jugar un papel crucial a la hora de atacar o incluso defender una posición en pista ya que nos va a dar un plus de potencia y velocidad con la que podremos contar cuando lo necesitemos. Recordemos que, en la actualidad, los coches de Fórmula 1 son híbridos, es decir, que cuentan con motor de combustión y con batería. El ERS o sistema de recuperación de energía es un recurso muy interesante, pero conviene no abusar de este sistema ya que la batería se gasta y hay que volver a cargar lo que nos hace algo más vulnerables contra posibles ataques de nuestros rivales. Si nos quedamos sin batería conviene ponerla a cargar en tramos del circuito en los que la dificultad para adelantar es especialmente notoria ya que aprovecharemos esos tramos para restaurar un recurso que podremos aprovechar en rectas y en tramos con DRS en los que podremos adelantar a otros monoplazas con mayor facilidad.

¿Te ha sido útil esta guía?
No me gusta 0 0 de 0 encontraron útil este artículo
Vistas: 310